Frases Básicas de Convencimiento




Hoy dedico mis palabras a corromper tu indiferencia. Saco mis letras embadurnadas de vaselina para desatar con suavidad tus maniatados deseos de sentir más allá de los límites.

Con mi lápiz de frenesí número dos escribiré arrebatadas frases que traducirán a mi idioma las páginas de tu diario íntimo. El mismo que mojaré con mi tinta blancuzca, a veces transparente, hasta humedecer la apatía de tus piernas.

Voy a romper los candados que trancan las rejas del jardín de tus pasiones; si no puedo, brincaré la cerca y caeré encima de ti, directo en la espinosa flor de dulce néctar cohibido.

Superaré las barreras de tu desgano con intensos gemidos en tus oídos y con un hisopo bañado en deseo mojaré tu neutralidad. Inundando de fluidos la sequedad de tus antojos pasionales.

El óbice de tu desenfreno será traspasado por mi viril inteligencia. Rimando cada parte de tu cuerpo con oraciones que terminen en “ción”, como por ejemplo: intención, provocación, seducción, aceptación hasta llegar a la sutil penetración.

Para así transcribir una nueva historia en las hojas manchadas de un libro donde en el final (feliz) saldrás tu corrompida y yo satisfecho.

Ambos sonriendo